Se trata de una nueva normativa de la UE que pretende reforzar los derechos de protección de los datos personales, transformando el modo en que las empresas que operan tanto dentro como fuera de la UE recaban y procesan los datos personales, así como la base jurídica de dicha protección.